viernes, 18 de mayo de 2012

El voto del paleto



El voto del paleto es el voto del que cree que la crisis es culpa del partido que gobernaba en su país y, por lo tanto, en cuanto llegan las elecciones vota a la oposición absolutamente convencido de que así se arreglará todo,  no importa de qué signo sean unos u otros. Ha ocurrido en Grecia, en Italia, en España y acaba de ocurrir en Francia. Hay que decirlo claramente, todos estos gobiernos son responsables de la crisis por permitirla, pero no son los que la han causado.

Los causantes de la crisis son los mercados, de los cuales formamos parte los ciudadanos, pero los ciudadanos no tenemos capacidad de decisión, sólo somos la mano de obra generadora de recursos económicos de los que estos mercados se alimentan. Somos los títeres de un juego cuyas reglas desconocemos y que se juega en la bolsa y en los bancos. Los ciudadanos de a pie transitan por la senda económica que dicta la realidad, una realidad impuesta mediante una ingeniería financiera que desconocen. Los ciudadanos no tenían porque saber que se avecinaba una crisis, por eso, quienes la justifican diciendo que vivíamos por encima de nuestras posibilidades incurren en un gran error.

Bearn Sterns, Goldman Sachs, Lehman Brothers… se hicieron millonarios vendiendo valores que ellos mismos consideraban basura. ¿Cómo lo hicieron? Entre otras cosas gracias a que tres de sus miembros fueron secretarios de estado del tesoro en EE.UU., y con todo su poder presionaron al gobierno de los EE.UU. para que cambiara las leyes que regularizaban su economía y así permitirles jugar con un mayor riesgo financiero.

Una vez lo consiguieron permitieron y animaron a la gente a que hipotecara y rehipotecara sus viviendas una y otra vez, y estas deudas fueron agrupadas en paquetes que se vendieron a los bancos europeos. Es decir, que tu banco te vendió a ti, o a tu abuela, activos tóxicos que no valían nada. Estas agencias de inversión sabían que colocaban mercancía podrida, pero la vendieron igualmente porque la calificaban como de la mayor calidad, y así ganaron billones de dólares. ¿Pero qué pasó? Pues que el americano al que animaron a hipotecarse hasta las cejas dejó de pagar y, por lo tanto,  la abuela  que compró su deuda-paquete financiero, (llamada Super Bonus Golden Guay), dejó de cobrar.

¿Quiero eso decir que el capitalismo está en crisis?
No. Rotundamente no.  Esto era lo que se pretendía desde el principio. Se sabe que la crisis fue provocada, se ha investigado, aunque, claro, los responsables siguen aún más millonarios que antes y se fueron de rositas con un “lo sentimos”.

¿Y por qué se buscaba una crisis? La crisis se llevó el dinero y los ahorros de miles de millones de personas en el mundo y se la quedaron unos pocos emporios financieros, pero al mismo tiempo, algunos bancos y cajas que ofrecían estos productos basura (las hipotecas subprime), vieron cómo también se iban a pique. ¿Qué hacer?

La cosa está clara. Vivimos es un sistema capitalista, si los bancos se hunden, se hunde la sociedad, son las reglas del juego, por lo tanto cogieron todavía más dinero del estado y se lo dieron a ellos. Primero nos robaron las entidades financieras, y luego el Gobierno nos volvió a robar para que no se hundieran los bancos.

Y aquí está el quid de la cuestión, esta es la clave, hemos llegado a la meta. Una vez que las arcas del estado han sido socavadas, ¿cómo pagar la educación?, ¿cómo pagar la sanidad?, ¿cómo pagar los servicios sociales? Respuesta: No se puede. Esto no es una distopía de ciencia ficción, cada día vemos cómo nos recortan más y más derechos. A partir de ahora, el que quiera un médico, el que quiera escolarizar a sus hijos, el que quiera una pensión por jubilación, el que quiera una prestación por desempleo, tendrá que contratarla, tendrá que pagarla de su propio bolsillo. Lo han conseguido.

Esto es lo que ha ocurrido, pero el paleto no lo sabe. El paleto piensa: “¿Quién estaba en el Gobierno, el PSOE? Pues voto al PP”, o, “¿Quién estaba en el Gobierno, Sarkozy? Pues voto a Hollande.
Y no importa. No importa porque Zapatero es lo mismo que Rajoy, y Sarkozy es lo mismo que Hollande. Te crees que vas a votar y que elijes, pero no es cierto, porque esté quien esté seguimos en el mismo sistema económico, y es un sistema tan dependiente, vertiginoso y enfermizo que no podemos bajarnos de él, y es tan dependiente del dinero, del petróleo y del consumo, que requiere de un consumo brutal y de la esquilma de otros países. Zapatero hizo lo que le mandó el Banco Central Europeo, y ahora Rajoy hace lo mismo.

El capitalismo, señoras y señores, ha ganado la partida. Y todos estos grupos financieros que poseen aseguradoras, bancos e imperios industriales han ganado. A cambio, trabajaremos más para ellos, cobraremos menos y les contrataremos nuestros seguros. Ellos, a cambio, educarán a nuestros hijos si les pagamos y les dirán que viven en un sistema libre. ¿Y sabéis que? Muchos se lo creerán.

Pero yo creo que se puede luchar. Yo lo hago escribiendo desde este rincón para quien me quiera leer, lo hago porque esta pelea me va y porque creo que es una causa justa, y lo hago también para que, cuando pasen los años, y mis hijos o tus hijos me pregunten que hice en este momento crucial de nuestra historia, no tenga que decirles que apoyé a los bancos, a los políticos o a sicarios mamporreros, sino que apoyé al pueblo, y que yo también estuve indignado.

Quique Castro.

21 comentarios:

  1. Yo solo acepto una política utópica que como toda utopía debería ser real, en la que los políticos son REALMENTE los representantes del pueblo... pero uno en cuanto llega a presidente de la comunidad de vecinos pretende sacar beneficio propio y crecer significa corromperse. Por ello no creo que nunca se pueda hacer nada, ya que una vez se llegua a cierto escalón de poder, miras para arriba y no para abajo, y las pocas excepciones que pueda haber harán algo de ruido pero no se conseguirá nada. Joé! que negro que lo veo!

    ResponderEliminar
  2. En nosotros está el problema. Podría ser que el sistema más realista y consecuente con la naturaleza del ser humano fuera el capitalismo. Pero sería muy triste. Contesto este post y a ti porque eres mi hermana putativa, no creo que conteste más. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Pues entonces no nos queda más remedio que llamar a nuestro segundo de a bordo y decirle (léase con acento mejicano): "Comandante, por favor, hágame usted una 'revolusionsita'"

    Es triste pero la única salida que veo es esa, o quedarnos como estamos y dejar que nos sigan ordeñando.

    ResponderEliminar
  4. Ley del aborto, investigación con células madre, matrimonio homosexual, ley de dependencia, financiación de la iglesia católica, ley de la muerte digna y cuidados paliativos, ley de igualdad de genero, política impositiva con respecto a las sicav, priorizar los recortes en sanidad o en defensa .. hay cien mil leyes y políticas sobre las que un gobierno puede decidir, lo que no van a decidir Psoe y PP es sobre el déficit económico impuesto por la Unión Europea, ni sobre un sistema capitalista injusto, decadente y agotado, que es la génesis de la crísis actual

    ResponderEliminar
  5. Estimado Sr. Castro, ya sabía yo que algo me dejaba por ahí. Todas esas leyes son muy importantes, pero sin dinero sólo son mareos de perdiz para tenernos ocupados discutiendo. Si un partido sigue doctrinas económicas de derechas, es derechas, da igual lo que haga con los gays o las células madre.
    Tienes toda la razón en lo que dices, pero si el PSOE sigue jugando al capitalismo, todas esas buenas ideas se perderán tarde o temprano, creo yo, porque, ¿cómo va a aplicarlas sin dinero?

    ResponderEliminar
  6. La cuestión es: ¿existe una alternativa a este sistema económico descarnado que ha mostrado su parte más oscura? No es la primera vez que ocurre,lo ha ido haciendo de forma cíclica pero esta vez será dificilmente superable. Hemos tocado fondo y renacer de nuestras propias cenizas cual ave Fénix debería ser posible. En su día pude disfrutar de una conferencia del economista francés Serge Latouche, uno de los representantes de la corriente que aboga por el decrecimiento. Su doctrina propone un cambio de paradigma según el cual se debería producir una relocalización de la producción, una moderación del consumo, un regreso a la economía local. Visto que este sistema nuestro no funciona, excepto para el enriquecimiento de cuatro oportunistas, me pregunto ¿otro mundo es posible?

    ResponderEliminar
  7. Quique, por primera vez en un tema de política estoy totalmente de acuerdo contigo. Pero como se puede luchar desde las calles?, qué podemos hacer nosotros?, cuál es la alternativa a este sistema?, qué precio tendremos que pagar a mayores por el cambio? Si tienes las respuestas me encantaría escucharlas, porque yo por más vueltas que le doy no veo la salida del túnel, o por lo menos, no la veo "bonita".

    ResponderEliminar
  8. Siguiendo unas horas más tarde..........Sólo comentar que algunos ya dábamos las explicaciones financieras que ahora se han puesto de moda hace 5 años y, teníamos que aguantar comentarios como que estábamos flipados, que la "crisis" española era debido a la especulación en el sector de la construcción, etc, etc y que los bancos españoles no tenían ningún problema.
    Si en ese momento el gobierno de turno no lo hubiese negado todo y hubiese explicado lo que pasaba en los mercados y hubiese tomado las medidas oportunas, a lo mejor y, sólo a lo mejor no estaríamos en esta situación.
    Pero ahora es evidente que si dan igual los gobiernos y las gestiones políticas, porque son una "banda de títeres" que bailan al son de Alemania y de la especulación de los mercados.
    Bueno y ahora tengo que seguir a lo mio, espero tus comentarios.
    Biquiños guapo!

    ResponderEliminar
  9. Suscribo el texto en su totalidad.
    Existe a nuestro alcance una manera simple, sencilla y democrática de cambiar las reglas del juego donde siempre perdemos los mismos: www.votoenblancocomputable.org
    Desde un movimiento ciudadano se combate al sistema en cada convocatoria electoral. Solo necesitamos ser suficientes para comenzar a limpiar las Instituciones de arriba hacia abajo, como debe ser.

    ResponderEliminar
  10. El dinero es el motor que alimenta las políticas, pero aún en épocas de depresión y escasez de recursos estos se pueden gestionar de maneras muy diferentes. El psoe durante los 7 años de mandanto aumento el dinero destinado a becas en casi 90%, la pensión media de jubilación en casi un 50% y el salario minimo interprofesional en un 40%, todos esos números no se acercan ni por asomo a los del pp en época de bonanza ecómica, por lo tanto las políticas no son sólo cuestión de dinero también de voluntad. El problema tanto de PSOE como de PP es incentivar un modelo de crecimiento basado fundamentalmente en el sector inmoviliario —el pp con su famosa ley del suelo, y el psoe sin poner el enfasis necesario, en la modificación de la especulación inmoviliaria como patrón de crecimiento— el más tocado tras la crisis económica, lo cual ha hecho aúnmentar de manera sangrante el desempleo y por consiguiente aumentar los gastos públicos y disminuir los ingresos, si a todo eso le unimos el desastre del mercado financiero internacional, el "pastel" está servido.
    También hay que resaltar que otras políticas como la Ley de la muerte digna que son muy importantes y no se basan para nada en cuestiones económicas y si en ideológicas.
    Dicho esto pienso que el primer paso para el cambio, es poner fin al bipartidismo que hay en este país.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que hay que poner fin al bipartidismo y rapidamente o estamos perdidos, pero para eso hay que romper con ideologias rancias y muy arraigadas en nuestra sociedad........hay que terminar con los estandartes y las banderas para defender ideas en las que basicamente todos, de derecha y de izquierdas, estamos de acuerdo.

      Eliminar
    2. De acuerdo pero veo complicado cambiar la política desde fuera únicamente con manifestaciones, todas esas ideas recogidas en las reuniones del 15 m que unen a personas de diferentes ideologías, deberían de formar parte del programa electoral de un nuevo partido que de verdad diese un golpe en la línea de flotación del bipartidismo.

      Eliminar
  11. Si señor escritor, con dos bien grandes. Y yo, si se tercia, estaré ahí al lado para confirmárselo a los peques. Por desgracia, de paletos está lleno a paletadas el mundo. Eso siempre les ha convenido a los mandamases, que la gente no discurra, se estanque en el pensamiento y se dejen maniatar la mente con palabritas de poco voltaje. Espero que llegue un nuevo apocalipsis y se cargue unas cuantas cosas de esas malignas, y miles, millones, habran los ojos y les cortemos la respiración a esos sinvergüenzas. Bien escrito. Y se entiende todo todito. Hasta yo me he aclarado un poco las ideas. Con dos bien puestos. Así se hace.

    UROG de Holguín

    ResponderEliminar
  12. Yo creo en la revolución anárquica, en cuanto haya un partido y líderes, ya habrá a quien comprar. Saludos. O no, yo qué sé.

    ResponderEliminar
  13. Quique: FELICITACIONES!,esto que has escrito es lo que siempre creí que sucedia, pero tu lo transmites claro y conciso... No puedo estar mas de acuerdo contigo en todo... Ahora hay que saber como proceder de aui en adelante, y lo mas i mportante: como organizarnos para hacer que nuestras acciones sean efectivas...
    Un fuerte abrazo y sigue adelante!

    ResponderEliminar
  14. Ramonet, echo un vistazo a esa página. Desde luego parece mucho mejor que el actual recuento de votos en blanco repartidos según la ley de Ohm.
    Lolo tiene ganas de una "revolisionsita", no le voy a engañar yo también, es más, creo que es necesaria.
    Nell, no sé si lo conoces, pero echa un vistazo al "Slow movement", va en ese sentido y creo que te puede resultar interesante.
    Ana Pallas, tantos años y ahí sigues, eso sí que es una alegría. Por cierto te noto más reivindicativa.
    Urog de Holguín, rancio abolengo, me lo imagino a usted fugaz y libre.
    Mario, gracias por dejarte sentir. Espero que nos veamos pronto.

    ResponderEliminar
  15. Solo quiero agadeceros a todos.
    Gracias por hacerme pensar que las cosas pueden cambiar.Como? Juntandonos con todas nuestras fuerzas y nuestra voluntad.
    Para los que lo veis "negro", que sepais que expresando vuestros pensamientos aqui ya podeis empezar a verlo gris.
    Para los que pensais que harìa falta una "revolusionsita", que sepais que muuuchos tambien lo pensamos.
    Para los que creen que no basta con bajar en las calles para manifestar nuestro desacuerdo, pues se equivocan!
    Si por lo menos el 40% del pueblo fuera tan concorde y unido como lo somos en ese "rinconcito" que nos conceden, podrìamos ya estar empezando nuestra rebelion. Que nos falta?........
    un LIDER!
    Y para ti Quique,que siempre lo tienes y lo expresas tan claro, que sepas que eres nuestro portavoz...GRACIAS!

    ResponderEliminar
  16. Anónimo, esa es la idea, ir a por ellos con el poder de las ideas y de las palabras. No sé cuántos somos ni lo que durará esto, pero existe una responsabilidad.
    Gracias anónimo/a?. Creo que un buen alias para ti sería GRIS.
    Saludos y fuerza.

    ResponderEliminar

Aullidos