domingo, 13 de noviembre de 2016

Disfunción fatal

Publicado en El Periódico el 11 de noviembre de 2016
http://www.elperiodico.com/es/entre-todos/participacion/cronica-una-disfuncion-electoral-fatal-99799

Tengo un amigo al que le sucedió. La cosa falló en el momento decisivo y lo pasó fatal. Juró que era la primera vez, que nunca le había ocurrido algo parecido. Sería el miedo, sería la presión, o tal vez que le gustaba mucho, pero el caso es que no pudo meterla. Por primera vez en muchos años se le presentaba una buena opción y no supo qué hacer. Vaya papeleta.
Imagino su desconcierto. La mira con deseo, la acaricia con la punta de los dedos y por un momento parece que lo va a conseguir, pero es inútil. Estaba acostumbrado a conformarse con un par que no le gustaban, el par de siempre. Le trataban mal, con desprecio, incluso le daba la impresión de que se reían de él, pero siempre acababa por volver. Le sacaron su dinero, su ilusión y, lo que es peor, su esperanza por encontrar algo mejor, pero él hacía como que no se daba cuenta.
Un día se le presentó otra alternativa, una opción de cambio. Claro que tenía defectos, pero al menos parecía tomárselo más en serio y le proponía una manera fresca y diferente de ver la vida. Entonces, escuchó las voces que le decían que era más de lo mismo, otro engaño. Más vale lo malo conocido...
Supongo que lo que le pasó a mi amigo es que al final le entró miedo. Suena ridículo que se asustase, porque era difícil estar peor, pero el caso es que al final no pudo hacerlo. En un último y esperanzado momento creyó que todo podía ser diferente y alargó su mano, la tocó, pero se acobardó y, al final, se decantó por una de aquellas dos papeletas, las dos de toda la vida. Esperó la cola con los hombros hundidos y la barbilla inclinada, enseñó su DNI, la metió en la urna y se volvió a su casa.
Quique Castro.

sábado, 5 de noviembre de 2016

PSOE vs democracia

Publicado en El Periódico el 04 de noviembre de 2016:
http://www.elperiodico.com/es/entre-todos/participacion/pedro-sanchez-las-presiones-los-poderes-facticos-97980

En su entrevista con Jordi Évole para Salvados, Pedro Sánchez, ha reconocido haber recibido presiones de diferentes “poderes económicos y mediáticos” para no pactar con Podemos. Dicho de otro modo: ahora podría haber un gobierno alternativo. Según Évole, Sánchez ha marcado la agenda de la semana pasada, que ha rematado con estas perturbadoras declaraciones para el programa de La Sexta.

Si algo marca la agenda se espera encontrarlo en la portada de los diferentes rotativos, sin embargo para algunos de los diarios de mayor tirada como El País, La Vanguardia, ABC o La Razón, las declaraciones que hizo el ex secretario general del PSOE no han sido lo suficientemente relevantes como para figurar en primera plana

Muchos los sospechábamos, pero no es lo mismo que sea yo quien diga que vivimos en una democracia-ficción, a que sea el ex secretario general del PSOE el que reconozca que hay una serie de poderes económicos y mediáticos que marcan los designios de un país.

Por otro lado, el votante del PSOE ha comprado ese mantra de que, si no hay gobierno progresista, es porque Podemos no quiso unirse a ellos en la primera sesión de investidura. Pero es que cuesta pensar que una coalición con Ciudadanos, que acaba de darle el “sí” al Partido Popular, pudiera ser considerada como progresista.

Con las declaraciones de Pedro Sánchez ha quedado claro que el PSOE es un partido disecado en posición genuflexa, y que si no quería terceras elecciones era porque cada vez pierde más y más votos. Creo que esta valentía a destiempo obedece a una estrategia para recuperar, no sólo a los votantes desencantados del PSOE, sino a los votantes ilusionados con Podemos.

Mi pregunta es: ¿son conscientes los votantes del PSOE que ha sido su partido el que se ha plegado a las exigencias de otros poderes económicos?, ¿qué opinan? Esta es una cuestión importante que hay que poner en el tapete, por eso me sorprende que haya medios que no le den importancia.

Quique Castro.

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Monomarental, el palabro de la discordia

Publicado en El Periódico el 28 de octubre de 2016: 
http://www.elperiodico.com/es/entre-todos/participacion/parientes-marientes-96140

"Monomarental", la nueva palabra de la discordia. ¿Acaso hay alguien (alguno o alguna) que tenga más de una madre? "Parental", según el DRAE, viene de "pariente", pero según Esther Forgas (catedrática de la Universitat Rovira i Virgili) el problema no es la etimología sino la visibilización de la mujer.

Estoy a favor de crear palabras si eso implica una mayor visibilización de la mujer, pero que lo hagan con las palabras apropiadas. 'Parental', igual que "parir", no hace referencia al hombre, y por lo tanto no invisibiliza a la mujer. Por esa regla de tres tendré que decir que por Navidades iré a A Coruña a visitar a mis parientes y "marientes".


Espero que tengan en cuenta que Padrón es un topónimo. No vaya a ser que un día nos veamos pidiendo pimientos de padrón... y de "madrón".


Quique Castro.

lunes, 31 de octubre de 2016

El PSOE, un mayordomo del capitalismo

Publicado en El Periódico, 24 de octubre de 2016 http://www.elperiodico.com/es/entre-todos/participacion/psoe-mayordomo-del-capitalismo-95920
Lo que está pasando con el PSOE es muy sencillo. Después de convertirse en los mayordomos del capitalismo, después de apoltronarse unos y abrazar la corrupción otros, se han encontrado con que hay espacio para una verdadera izquierda, que simboliza Podemos.
Ahora no saben quiénes son. Unos quieren seguir en su (cómodo) papel y otros quieren volver a ser izquierda. Se dieron cuenta de que no tenían líder y se limitaron a remangarle la camisa a una persona que les llevó a los peores resultados de su historia.
El PSOE votó diez veces, diez, en contra de la dación en pago, en contra de que los ciudadanos saldaran su deuda con los bancos al entregar su piso, como sucede en toda Europa. Recuerdo escuchar atónito una de aquellas ocasiones por la radio y recuerdo escuchar a Zapatero justificar su apoyo a los bancos diciendo que la economía del país se basaba en ellos. Y no, la economía de España no se sustenta en los bancos, sino en sus ciudadanos.
El PSOE también se plegó a la presión de los bancos y acordó junto con el PP, en menos de 48 horas, cambiar el artículo 135 de la Constitución para que los recursos económicos fueran primero a devolver la deuda, y luego a recursos sociales.
En Europa el PSOE vota el 84% de las veces lo mismo que Ciudadanos, el 75% lo mismo que el PP y solo el 58% igual que Podemos.
El PSOE no es de izquierdas, es una engañifa del sistema para que creamos que votamos a la izquierda mientras mantenemos un sistema injusto. Por eso los ciudadanos han dejado de apoyarles, por eso pierden
votos a chorros. La política del PSOE y del PP, que excepto en asuntos sociales ha venido a ser la misma, ha traído sufrimiento a mucha gente que confiaba en ellos.
El sistema no podía permitirse un PSOE de izquierdas y ha hecho que sus legados, léase González o Díaz, den un golpe de mano para que la formación no se desmadre. Ahora, para que ningún líder sufra las consecuencias, han encomendado a una gestora, en teoría neutra, que sea la encargada de organizar la abstención para que el PP siga en el poder.
Con cuatro años más entraremos en la distopía liberal, sin pensiones y con nuevos recortes que significaran más sufrimiento para los ciudadanos. El PSOE es responsable de este sufrimiento, por eso yo sí me alegro de todo lo que le está pasando.
Quique Castro.

viernes, 20 de mayo de 2016

Amigos, política y redes sociales

No tenía muchas ganas de saber lo que le decía José Sacristán a Jordi Evole, pero estábamos cenando y la tele por defecto siempre está en La Sexta. Ta
mpoco recuerdo mucho de lo que hablaron, pero me gustaría recordar el momento en que Sacristán, que se define como “moralmente comunista”, habló de su amigo, el también actor Alfredo Landa, que se decía "de derechas sin ser facha". Ambos, Sacristán y Landa, estaban en las antípodas ideológicas y, sin embargo, en palabras del primero, eran como hermanos, y simplemente trataban de evitar ciertos temas porque ninguno daría el brazo a torcer.

Esto es fácil de hacer cuando se tiene una relación personal frecuente o, al menos, cuando se tiene una relación virtual infrecuente. Las conversaciones en persona tienen la desventaja de la improvisación airada, pero la ventaja de lo efímero y lo personal, aún cuando sean entre un grupo de amigos, porque acaban ahí, en el propio grupo, diluídas y transformadas por lo general en otro tema distinto del que empezó siendo.

Sin embargo las conversaciones virtuales, es decir, las que se dan a través de las redes sociales, tienen la ventaja de la reflexión sin tiempo límite, más o menos, y sobre todo de tener a Google para armar una argumentación más o menos consistente, pero la desventaja de poder perpetuarse ad infinitum y, sobre todo, de ser exhibidas en un escaparate en el que los egos se exponen como estatuas de hielo, que también acabarán por derretirse, porque nuestras palabras escritas, aunque nos imaginemos que son leídas y atendidas, son tan vanas y efímeras como las habladas.

Resulta que me pasa como a Sacristán, tengo varios amigos que están en las antípodas de mi ideología política, les respeto, les admiro e incluso los quiero y, voto a bríos, hoy me apetece recordarles sin hacer la más mínima mención a sus respectivas ideologías.

Hace dieciocho años que conozco a mi querido Ítalo Péndola, y a lo largo de todo este tiempo poco hemos hablado de política. Hemos hablado de literatura, con él tengo una deuda impagable, ya que me presentó a los escritores norteamericanos, empezando con Fitzgerald, siempre envuelto en una ensoñadora bruma de nostalgia hacia el amor imposible, la belleza y el lujo que le fueron permitidos disfrutar, siquiera brevemente, y que tanto me recuerdan a mi amigo; hemos hablado de mujeres, soñadas o no, en retahilas de fracasadas historias que hoy observamos como bonitas postales desgastadas por el tiempo (permíteme, Ítalo, robar tu imagen); hemos hablado, incluso, de Rociíto, y hemos hecho repaso en un cutre restaurante chino de todo un sainete valleinclaniano de folclóricas, guardias civiles, boxeadores y toreros de papel cuché. Nos hemos reído y aconsejado entre pulpo y vino blanco, y sólo una vez, una vez nada más, hemos discutido en persona por la maldita política. Tiempo perdido. Nos hemos prometido no volver a cometer el mismo error.

A Alex Parga lo conocí estudiándo publicidad en La Coruña veintinún años atrás. Alex y yo planeamos formar una agencia de publicidad, y con nadie jamás he vuelto a trabajar más a gusto y más productivamente, hemos bebido whisky en su coche alguna noche de tormenta y además me ha presentado a algunos de los que hoy son grandes amigos míos. Alex es tal vez el más batallador, porque le gusta discutir y le gusta la política, le gusta más el Depor, e infinitamente más estar con su familia o pasear por las mañanas con su perro, pero a lo que vamos, que le gusta litigar. Yo también soy peleón, pero tengo una diferencia con él, pocas veces disfruto en una discusión y, de un tiempo a esta parte, ya no intento convencer a nadie. Con Alex es inútil tratar de evitar el tema, porque lo buscará, y no me importa, hemos pasado horas y horas de cháchara bebiendo cerveza y, por lo que a mí respecta, todo queda olvidado al día siguiente. Ah, pero ahí está Facebook. El problema, en esta ocasión, no era que discutiéramos, que también, sino las noticias y comentarios que él ponía en su muro y con lo que yo, por decirlo de un modo suave, discrepaba. La tentación de responder era irresistible, pero volver a discutir me resultaba agotador. Solución, dejé de seguirle, dejé de ser su "amigo" (en realidad buscaba la manera de desactivar las notificaciones), pero eso no quiere decir que no siga siendo para mí una buena persona y, desde luego, un tipo con criterio.

No he tenido mucho trato en persona con Jesús Méndez, y cuando lo tuve fue en calidad de precuñado (extraña relación) que apenas debía tener unos doce años. No nos hemos vuelto a ver en algo menos de una década, pero me consta que sigue siendo una de las personas más afables, respetuosas y, si me permite el adjetivo y no le parece mal, añadiría que dulces que he conocido, tal y como era de pequeño. Podría decir que no coincido con él políticamente en casi nada, pero tal vez no fuera exacto. Lo más justo sería decir que no coincido con él económicamente en nada, y sabe más de economía que yo. Pero tal vez sí concidamos en lo político, porque me consta, porque lo sé, porque me fío de mi criterio, que lo único que él quisiera es un mundo más justo. ¿Y qué pasó con Jesús? Pues que es inasequible al desaliento, es como un economista dragón de Comodo que te sigue y te persigue, pausado y tranquilo, pero incesante e incansable. Y yo sí que me cansó, de hecho me canso muy pronto, porque no uso mi facebook para aprender ni para intercambiar opiniones, lo uso para saber de mi familia y amigos y como escupidera política donde verter mis berrinches. No me apetece embarcarme en una discusión sin fin, pero tampoco me apetece darle la razón o no replicarle por una cuestió de ego. Así que, ¿qué hice? En la última discusión borré su último mensaje y le dije que daba la discusión por acabada (no así, él sabe cómo se lo hice saber).

El otro día no tenía muchas ganas de ver la entrevista de Jordi Évole a José Sacristán, pero lo que vi me hizo acordarme de algunos amigos, gente a la que tengo en alta estima, gente de la que me horrorizaría que la política, la fastidiosa y apasionante política, me apartara. No dejo aquí reproches para ellos, sino a mí mismo, que es donde uno debe dirigir su mirada, y tampoco he tratado de hacer un sentido homenaje ñoño. Sólo hablo de unos amigos de los que me acordé el otro día viendo la tele, nada más.

Quique Castro.

jueves, 25 de febrero de 2016

ALN, la empresa que no paga

En Barcelona 350 trabajadores sufren una suerte peor que la del paro. En una reunión que ha tenido lugar este miércoles 24 de febrero, la directiva de la empresa de telemarketing ALN ha comunicado que no pagará a sus empleados la nómina de enero ni la de febrero, y que no tiene ninguna intención de salvar sus centrales situadas en las calles de Entenza y de Aragón. También se les ha recordado a los trabajadores de ALN que, de no acudir al trabajo, serán despedidos de modo procedente y perderán todo derecho a indemnización. Es decir, que no van a cobrar, pero tampoco pueden abandonar su puesto.

Algunos de los trabajadores de ALN que llevan menos tiempo en la empresa, entre los que me cuento, han decidido renunciar a su liquidación para encontrar otro empleo, pero hay otra gran parte para la que abandonar significaría renunciar a varios miles de euros de indemnización. A algunos de los teleoperadores no les queda dinero ni para comprarse el billete de metro para ir a trabajar, y a otros ni siquiera les llega para cubrir las necesidades de sus familias. O abandonan y pierden el dinero que les corresponde o aguantan sin cobrar. Este es el modo indecente que la empresa ALN, amparada en las leyes españolas, ha ideado para cerrar sus plataformas y al mismo tiempo ahorrarse el dinero de las indemnizaciones. Pero, ¿a quién pertenece la empresa ALN?

El máximo accionista de ALN es José Ángel Crego, presidente de la patronal Círculo Empresarial Leones, recordado por sus declaraciones en las que se preguntaba por qué una empresa tenía que indemnizar a un trabajador cuando lo despedía, y por qué el trabajador no estaba obligado a indemnizar a la empresa cuando la abandonaba. Una polémica que obligó a José Ángel Crego a renunciar como cabeza de lista en la formación de Ciudadanos por León.

Recientemente se ha sabido que además pagaba un sueldo a su valedor político y coordinador provincial de Ciudadanos en León, Sadat Maraña, a través de una empresa en Canarias por donde jamás le vieron asomar la cabeza. Sadat Maraña, a su vez, renunció por falsear su currículo al incluir una licenciatura en Administración y Dirección de empresas que jamás estudió.

Según declaraciones de un responsable de CCOO a "El diari del treball", "en la dirección nos dicen que todo va bien. Incluso nos han dicho que la facturación ha superado los 25 millones. La conclusión que saca el sindicato, según este diario, es que ALN simplemente no paga porque prefiere dedicar estos ingresos a su expansión en latinoamérica.

¿Son estos son los empresarios que vienen a salvar a España, los que hablan de "cambio" y los que hablan de "gestión"? Es de pesadilla imaginárselos gestionando una ciudad, pero hasta hace poco José Ángel Crego era una de los representantes de Ciudadanos, partido con el que el PSOE planea sacarnos de la crisis.



Quique Castro.

martes, 16 de febrero de 2016

Cuartetas al teleoperador que no cobra

Esta chalupa hace agua
la que no sale del baño
porque la empresa no paga
y esto ya huele a engaño

Han vendido mil tarjetas
se han dejado la garganta
trabajando por la jeta
y la gente ya no aguanta

Cuatro gatos que resisten
en la oreja el pinganillo
como en una pesadilla
sin un duro en el bolsillo

ahora busco una palabra
que rime con auricular
pienso, pienso... ¡abracadabra!
Ya me ha venido... ¡encular!

Quique Castro