jueves, 22 de julio de 2010

"La máquina de follar", de Charles Bukowski


Al parecer, los relatos incluídos en este libro tienen menos de autobiográfico de lo que a muchos nos gustaría. La columna descarnada, sexual y ruda de Charles Bukowski en el periódico “underground” Open City, le catapultó a la fama en los círculos contraculturales, y cuando el gobierno cerró el periódico por inmoral, el autor vio como se cortaba una de sus principales fuentes de ingresos en aquel entonces.

No tardó en escribir para otras revistas “porno” como “New York Review of Sex and Politics” y otras por el estilo. En aquel entonces podía llegar a cobrar unos 300$ por relato (recuérdese que F. S. Fitzgerald había llegado a recibir sumas que rondaban los 4.000$ cuarenta años antes), así que el viejo Hank se inventaba todas estas narraciones para poder vendérselas a estas revistas.


Tanto es así que el libro “Erections, ejaculations and tales of ordinary madnes”, del que se sacan la mayor parte de los relatos, fue publicado por “City Lights”, que era la editorial que se quedaba con todo el material que el editor John Martin desechaba de “Black Sparrow” por ser demasiado pornográfico. Con todo son historias que nacen del contacto directo del autor con la realidad que describe, pasadas por el tamiz de su imaginación y su genio, pues para eso era escritor.


Su estilo sigue siendo el mismo, frases cortas y contundentes. A lo largo de su carrera Bukowski se declaró siempre admirador de Hemingway, Fante, Celine y Hamsun, pero no es ni mucho menos tan vanguardista como Celine, ni tan exacto como el noruego Hamsun. Sí parece que le debe mucho más a Fante en cuanto a temática y, sobre todo, a Hemingway en cuanto a estilo gramatical, llegando a veces incluso a la imitación, según mi punto de vista.


Es desde luego un libro a disfrutar. Para mí Charles Bukowski destila sensibilidad tras de cada frase soez o dura, y este es el alegato de un hombre solo y prisionero de la terrible realidad que le tocó vivir y que escribía duro porque era su manera de revelarse contra la prisión o “la trampa”, como él la llama muchas veces, en la que nos vemos encerrados los seres humanos, adiestrados para sacrificar nuestras vidas a cambio de casa, coche, trabajo, hijo y perro. Este libro es una válvula de escape.

Una reflexión: ¿Por qué todas las grandes editoriales como “Anagrama”, de “Alfaguara” (la menciono por ser la que edita en España los libros de Bukowski), se apuntan y presumen de contraculturales cuando ni arriesgan ni arriesgarán jamás, y lo único que hacen es poner un cheque y llevarse al autor descubierto por otra editorial modesta?.


Quique Castro.

5 comentarios:

  1. Pues si este mencionado libro es una válvula de escape habrá que leerlo!
    Mafalda me lo recomenó así que este verano me pondré a ello.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. A mí Bukowski me fascina y Chinaski me divierte. Me da igual quién es quién. La verdad es que no me importa lo más mínimo que lo que cuente no sea autobiográfico, tampoco me sorprende. La vida es inspiración, pero sólo eso. Hace falta mucho más que una vida de perros para escribir buenos relatos, aunque, en la mayoría de los casos, resulte esencial. Así lo entiendo y así lo reflejé en mi blog, donde mi querido Charles tiene un merecido post.
    Por cierto, el tuyo me ha parecido muy interesante. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Pues si te pones a ello no te arrepentirás Carrie. Un saludo y muchas gracias por entrar, espero que nos sigas visitando y que sigas disfrutando con el blog.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡¡Muy buen artículo y gran foto!!! Como traductor de Bukowski, únicamente me gustaría hacerte dos o tres matizaciones:
    1.- TODOS los relatos de "La maquina de follar" provienen de "Erections, ejaculations, exhibitions and general tales of ordinary madness" (City Lights Books, 1974), lo que pasa es que aquí Anagrama dividió la obra original en dos: la que nos ocupa y "Erecciones, eyaculaciones, exhibiciones", publicadas simultáneamente.
    2.- Que yo sepa, Anagrama no tiene nada que ver con Alfaguara (Grupo Santillana).
    Y 3.- Anagrama era la última gran editorial española independiente, y te puedo asegurar que en 1978, cuando salieron a la venta -en plena época de "transición democrática": aquí Bukowski era un completo desconocido-, sí que era arriesgado traducir y publicar estos dos libros (apenas 4 años después que en los EE.UU.), junto con "Escritos de un viejo indecente" (5 años después que en los EE.UU.). El problema es que Jorge Herralde ya no es el que era, y hace tiempo que dejó de correr riesgos, o se aburguesó, o se hizo viejo (el hombre ya tiene 77 años), llámalo como quieras, y ahora ha vendido la editorial al grupo italiano Feltrinelli. En fin...
    Un abrazo, Quique,
    Jordi de Miguel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Jordi, me alegra mucho haberlo leído. Como admirador de Bukowski, es un placer leer todo lo que puedas aportar al respecto, que será mucho.

      Eliminar

Aullidos